lunes, 30 de mayo de 2011

La Ingratitud

En la vida tenemos dos caminos: el Destruir... el camino "fácil", y el Construir... el camino "difícil". Y támbien tenemos el Poder de... La decisión, El libre Albedrío.

Si volteamos a ver nuestro entorno, en nuestro derredor hay mucho que se esta construyendo... se construyen casas, edificios, escuelas, locales comerciales, y demás... lo que desde diferentes puntos de vista es bastante difícil porque implica grandes sumas de dinero para su edificación.

Probablemente de ahí este la percepción de la mayoría que el construir es "difícil".

Observemos a la gente que habita en lugares de escasos recursos, y veremos que en la mayoría de los jóvenes que ahí habitan su percepción de las cosas es la de destruir, forman grupitos, "pandillas", y se van por camino "fácil"... destruir.

Probablemente de ahí este la percepción del grafitti, al destruir lo que no se puede construir con el fabuloso pretexto de que "me estoy expresando", "soy un artista que esta manifestandose"... lo que resuena tremendamente ridículo siendo que los artistas reales son creadores no destructores, buscan la belleza no la degradación de lo existente.

Probablemente no este en lo correcto en mis conjeturas, o quizá si, es cuestión de enfoques, habrá quien dirá que sueno a soberbio, o a "fresa", o a "snob", y también habrá quien dirá que es un punto de vista crudo pero realista.

En ambos casos, se tiene razón, por ello tenemos el libre albedrío, para decidir que camino tomar.

Más que esto no sea la excusa perfecta para tomar el camino de la destrucción... porque no es necesario ser un erudito para comprender que el destruir es lo más ruin y bajo del Ser Humano, lo más sordido y deprimente de su diario actuar.

Cuando cualquiera de nosotros viaja a otra ciudad o, a otra parte de nuestra propia ciudad donde vivimos que no conocíamos, nos encontramos con paisajes a los que les decimos que son hermosos, que tienen bellas construcciones, o bellos jardínes o parques, o bien cuidadas calles y avenidas, que son lugares muy limpios, donde todo alrededor es agradable.

Entonces, si lo han logrado en ciertas partes.... ¿por qué no hacerlo en nuestro barrio o colonia o fraccionamiento?... no caigamos en la necedad de la destrucción cuando podemos Elegir el Construir.

Esta actitud de destrucción está muy ligada a nuestra tendencia a la Ingratitud, somos capaces de manera rápida de ser ingratos.... ahhhh! pero como nos cuesta trabajo decir: Gracias!

Gracias a nuestro vecino por pintar con colores agradables su vivienda, gracias a nuestros vecinos por mantener limpia nuestra calle, gracias a la vida que podemos disfrutar en este día, gracias por el poder elegir libremente, gracias, gracias, gracias.

Que el mundo mejore no es cuestión de dinero, ni de política, ni de raza, ni de ideas religiosas, ni de toda esa clase de paradigmas que usamos de pretexto.... el mejorar sólo es cuestión de Decidirlo.

Podemos elegir el ser ingratos... y que todos nos rehuyan... pues nadie esta a gusto junto a gente ingrata... y podemos elegir ser constructores de un mejor entorno, podemos elegir ser Agradecidos, y desarrollar un elevado estado personal y de conciencia que nos permita a todos como raza humana elevarnos por encima de la negatividad, la penuria, la miseria, la ingratitud, la negación, la podredumbre.

Es Fácil si cada uno lo Decide Hoy, estamos en una época en la que el conocimiento está más generalizado y ya no es privilegio de unos cuantos, es beneficio de Todos.

Ya no hay excusas, no hay "razones válidas" para seguir sumidos en un mundo y modo de vida Ingrato, Miserable, Destructor, Vano.

Recuerda: si no tienes un plan propio... alguien te hará parte de su plan. (sólo aseguráte que su plan sea beneficioso para todos).

Decide desde hoy agradecer a todo y a todos, decide hoy empezar a construir... y en muy poco tiempo los resultados te sorprenderán.

1 comentario:

Yudith dijo...

Hola muy buenas reflexioes! Construir con base de amor!