domingo, 4 de abril de 2010

El Universo

El Universo está formado principalmente por Miles de Millones de estrellas (que no son otra cosa que Soles), nubes de gas y polvo cósmico. Al Universo también se le llama Cosmos, que significa orden o estructura. Es tan grande que aún no se conoce cuál es su dimensión real, si se tiene o no límites, ni lo que se encuentra más allá. Se sabe, sin embargo, que una forma en la que se agrupan millones de estrellas, y mucho más millones de planetas, son las galaxias, de las cuales hay Cientos de Millones.

Una de ellas, la más estudiada, es la Vía Láctea. Tiene forma espiral y contiene más de cien mil millones de estrellas (Soles), entre las que se encuentra nuestro conocido Sol.

Siendo el Universo o Cosmos tan vasto y abundante, aún es díficil creer que nosotros como seres humanos pensantes, libres y conscientes seamos tan miserables, escasos y ciegos.

Nuestro mundo lo hemos sumido en tales grados de miseria y pobreza que pareciera que así es el Universo, y, muy pocos llegan a ver o a darse cuenta de la tremenda abundancia de la que estamos rodeados.

Tal pobreza mental se ha convertido en pobreza general, y no sólo hablo de pobreza en lo que a economía se refiere, sino en casi todos los ámbitos que conciernen a nuestra vida.

Volteamos a nuestro alrededor y notamos la miseria de millones de personas en nuestro país y en todos los demás países, miseria que en muchísimos casos no es económica, pues aunque mucha gente cuenta con recursos económicos regulares y altos, su pobreza es mental, no económica, y en muchos casos viven en lugares deplorables.

Para lograr un cambio radical en nuestro mundo es importante iniciar por nosotros mismos, no queramos cambiar al mundo, cambiemos nosotros, y así, cambiará todo a nuestro alrededor.

Si todos ponemos de nuestra parte, nuestro grano de arena, lograremos en poco tiempo un cambio mundial significativo que será notorio a simple vista.

Preguntemónos qué es lo que podemos modificar en nuestras costumbres actuales para bien, hagámoslo hoy, no mañana, hoy.

Hagamos uso del mayor regalo que hemos recibido, nuestro libre albedrío, nuestra mente, la capacidad de tomar decisiones por nosotros mismos, decisiones para beneficio propio y colectivo, libre albedrío que hará de este un mundo mucho mejor y una vida que vale la pena realmente vivirse.

Haciendo conciencia estaremos en el camino de lograr un mundo mejor para nosotros en este presente, y enseñando esto a los niños y jóvenes, también será para nuestro futuro.

Recuerda que sí lo puedes concebir.... lo puedes conseguir.

1 comentario:

Luis-Kiko dijo...

Tengo mis dudas acerca de lo que expones en el artículo.

Las utopías siempre han existido y cuando se intentó llevarlas a cabo generalmente trajeron desgracias a la humanidad.

Lo que creo que es cierto es que el ser humano tiene un lado bueno mas amplio que el malo; y que de los apenas 7 ú 8 mil años que llevamos desarrollándonos (mucho menos que un virus microscópico comparándolo con el tiempo de vida del cosmos, 30 mil millones de años, no creo que lo hayamos hecho tan mal